CÓMO MEJORAR EL RENDIMIENTO DE UN FRIGORÍFICO

El verano, sinónimo de calor, está a vuelta de almanaque. Por ello, para poder ganar la guerra de las temperaturas altas y no izar bandera blanca, es el momento idóneo para aplicar una serie de remedios que aumenten las prestaciones del frigorífico sin que ello suponga enfriar nuestra economía. Además es una misión no muy difícil.

Lo que no tiene vuelta y sí lógica es el hecho de que la mayoría de los frigoríficos que se instalan y utilizan en caravanas y autocaravana se encuadran entre los denominados trivalente, es decir, son equipos capaces de funcionar sin estar supeditados a una sola fuente de alimentación, pudiendo hacerlo a 12 v, 220 v, y gas. El funcionamiento de esos equipos está, por lo general, divorciado de trabas; por el contrario, casa con la simpleza, nupcias a la que contribuye la carencia de un compresor, ausencia que, por lo contrario, se traduce en que el rendimiento de los frigoríficos que nos ocupan sea inferior.

Lo anterior es la cruz, pero también tiene alguna que otra ventaja. Por ejemplo, permite que podamos utilizar esos frigoríficos trivalente con fuentes de alimentación dispares.

Por el contrario, en el caso de que tuviéramos un frigorífico con compresor de 220 v (el que por lo normal usamos en nuestra vivienda) sólo podríamos utilizarlo cuando estuviera conectado a 220 v y en el caso de que fuera de 12 v tan sólo cuando esté conectado a la batería, con el problema añadido de su gran consumo.

En esta ocasión, el objetivo es sacar más provecho de nuestro frigorífico, labor que se traducirá por un mejor rendimiento. Además, el objetivo puede alcanzarse con un desembolso mínimo.

Una de las soluciones más interesantes es tratar de evitar que el calor que produce la resistencia o la llama de gas se acumule en la parte trasera del frigorífico.

CONVENIENCIAS

Con un frigorífico trivalente podemos seleccionar el tipo de energía que más nos conviene en cada momento y lugar. Así, si circulamos en ruta podemos seleccionar a 12 v, si paramos en una área de servicio optar por la utilización de gas y cuando estemos en el camping podemos conectar el equipo e una fuente de alimentación a 220 v.

En este tipo de frigoríficos cuando seleccionamos una fuente de energía de 12 v, lo que hacemos es poner en marcha una resistencia de 12 v, cuya función consiste en calentar el gas que tiene el grupo y hacerlo circular. La misma tarea se reitera cuando conectamos a 220 v con la única diferencia de que ponemos en marcha una resistencia de 220 v. Cuando alimentamos el frigorífico a gas lo que realizamos es prender una pequeña llama que calienta el grupo para hacer circular el gas que hay en el interior.

Uno de los grandes problemas que nos encontramos con estos frigoríficos es el bajo rendimiento, sobre todo en la época de verano. Una de las soluciones más interesantes es tratar de evitar que el calor que produce la resistencia o la llama de gas se acumule en la parte trasera del frigorífico.

En algunos modelos de vehículos, la ausencia de acceso para trabajar hace que nos enfrentamos al inconveniente de extraer el frigorífico de su aposento habitual e incluso hacer lo mismo con la encimera

MARCAR

Para ello, si el frigorífico sólo tiene una rejilla de ventilación en el exterior podemos instalar una más, siempre que lo permite el vehículo.

Con ello ayudaremos a que el calor salga al exterior. En el supuesto que decidamos colocar una rejilla más no hay que preocuparse, pues se trata de una operación sencilla que tan sólo nos exige elegir una rejilla igual o similar a la original a la que el vehículo tiene.

Para colocarla primero debemos marcar sobre la pare de la caravana la zona a recortar, teniendo presente que dicha zona siempre debe acceder a la parte trasera del frigorífico. Una vez que hemos hecho lo anterior realizamos una taladro de unos 9 mm con el objeto de introducir la hoja de la sierra caladora y recortar la pared del vehículo.

Concluida la tarea descrita ha llegado el memento de presentar la rejilla en el hueco con la finalidad de verificar que la instalación es correcta; si no es así y advertimos alguna deficiencia, no tiene que preocuparte, pues la solución es corregir el orificio realizado.

Hecho lo anterior, tan sólo nos queda instalar la rejilla, no sin antes aplicar un buen cordón de masilla selladora con la intención de evitar cualquier posibles entrada de agua. Para finalizar, instalamos la rejilla con sus tornillos respectivos o anclajes similares, acción supeditada al tipo de rejilla.

EXTRAER EL CALOR

Otra de las soluciones a las que podemos recurrir para incrementar el rendimiento del frigorífico es instalar un ventilador de pequeñas dimensiones para extraer el calor que se acumula en la parte trasera del frigorífico.

Si optamos por lo anterior, la operación que demos realizar es algo más complicada que en el caso anterior, pero obtenemos la recompensa de un rendimiento mayor.

Si leído lo anterior te decides, la pregunta que te harás es: ¿Qué hacer para ubicar el ventilador en la parte trasera del frigorífico? Lo primero, quitar las rejillas de ventilación con la intención de acceder a la parte trasera del frigorífico. En esa labor recuerda que en algunos modelos de caravanas y autocaravanas para realizar el montaje que nos ocupa tenemos que extraer el frigorífico de su aposento habitual es incluso hacer lo mismo con la encimera, puesto que no disponemos de un acceso fácil para poder trabajar en la instalación del ventilador por la parte de las rejillas de ventilación.

 

Otra posibilidad para incrementar el rendimiento del frigorífico es instalar un ventilador de dimensiones pequeñas con la intención de que extraiga el calor que se acumula en la parte trasera del mismo

TERMOSTATO

Es conveniente instalar un ventilador con termostato, equipo que se aplica mediante dos tornillos en las láminas de refrigeración del grupo. La función del termostato se centra en que cuando las láminas de refrigeración del grupo llegan a una temperatura determinada, éste hace que el ventilador se ponga en funcionamiento, disminuyendo los grados e incrementando el rendimiento del frigorífico.

Para colocar el ventilador, que se instala normalmente debajo de las láminas de refrigeración del grupo, una vez marcada la ubicación debemos realizar un par de pequeños taladros de unos dos milímetros, para luego colocarlo mediante dos tornillos de rosca chapa.

Un procedimiento idéntico al descrito hay que secundar en el caso del termostato, recordando que debemos instalarlo en la misma rejilla de refrigeración del grupo. Hay que marcar la ubicación y efectuar dos pequeños taladros, de unos 2 mm, para fijar el termostato con dos tornillos de rosca chapa.

Herramientas y materiales                                  

 

En el intento de incrementar el rendimiento del frigorífico, necesitamos:

Herramientas:                                                              

* Sierra caladora

* Destornilladores de tamaños y formas dispares 

* Juego de brocas

* Pistola de masilla selladora

* Máquina de taladrar

* Polímetro

 

Materiales necesarios:                                                  

* Ventilador

* Termostato

* Masilla selladora

* Cable eléctrico

* Terminales eléctricos * Interruptor

Ventiladores:

cinco opciones                                   

 

                    TIPO

 

- Ventilador doble 12 v automático

- Ventilador 12 v automático

- Ventilador simple 12 v

- Ventilador doble 12 v

- Ventilador refrigerador con termostato

INSTALACIÓN ELÉCTRICA

Una vez instalado el ventilador y el termostato, sólo nos queda ocuparnos del montaje de la instalación eléctrica. Para ello, lo primero es buscar y encontrar un cable de 12 v de corriente continua. A renglón seguido, debemos traernos, lo más cercano al frigorífico, un cable del transformador. Localizado el cable de 12 v, la parte negativa debe ir directa al terminal negativo del ventilador y la parte positiva debe ir a uno de los terminales del termostato; el otro terminal que resta del termostato hay que conectarlo al terminal que resta en el ventilador (el positivo).

Realizadas las operaciones descritas pasamos a comprobar el funcionamiento; para ello hay que poner en funcionamiento el frigorífico en una de las tres versiones, 12 v, 220 v o gas.

El paso siguiente está ligado con la paciencia, esperando, una vez en marcha el frigorífico, a que el grupo tome temperatura para que el termostato entre el funcionamiento y ponga en marcha el ventilador.

Lo dicho, paciencia, pues depende mucho de la temperatura ambiente que el termostato se conecte antes o más tarde. Por ejemplo, en época de invierno tardará mas en conectarse que en época de verano, en la que entrará antes en funcionamiento al tener ya de inicio una temperatura alta.

Para instalar un termostato, primero, hay que realizar unos traslados; lo segundo, conectar correctamente loca cables, siguiendo las indicaciones. Después, esperamos que tome temperatura y comience a funcionar. Con lo anterior comprobaremos si el termostato funciona o no.

INTERRUPTOR

Una vez que el termostato conecta y el ventilador se pone en funcionamiento, aguardamos a que el termostato mencionado refleje el descenso de la temperatura y proceda a desconectar el ventilador. Si el funcionamiento es correcto, tapamos la instalación por medio de una canaleta, comprobando que no está próxima o tocando en laguna área caliente del frigorífico. A continuación procederemos a colocar las rejillas, aplicando masilla selladora en caso de que sea necesario.

Un consejo muy práctico y útil, sobre todo si nos encontramos en zonas de temperaturas altas, es intercalar un interruptor en la instalación, para evitar que el ventilador se conecte por la noches y cause ruidos molestos.

En ese afán, hay que localizar el cable que transcurre desde el transformador al termostato, cortarlo e intercalar un interruptor que sea de acceso fácil, logrando que cuando desconectemos el interruptor nunca se conecte el ventilador.